14 de noviembre de 2008

La barriguita de Cleo va creciendo e investigación de la nueva cuna recién terminada



Aparte de mostrarse más tranquila y cariñosa, la gestación de la gata no se manifiesta a penas durante las primeras tres semanas. Come normalmente y su cuerpo no muestra ningún cambio, a excepción de los pezones que empiezan a colorearse de rosa y a levantarse. Y es aproximadamente a partir de la quinta semana del embarazo cuando se ve como aumenta poco a poco el tamaño del vientre. En este momento la gata empieza a necesitar el doble de proteínas, vitaminas y minerales que antes,... y el alimento hay que distribuirlo en tres o cuatro comidas diarias porque debido al crecimiento de los fetos, el estómago no puede absorber mucha cantidad a la vez. A partir de la séptima semana de gestación, la gata se muestra intranquila; su estado ya es evidente, bebe más que antes y cambia constantemente de postura al dormir. En los últimos días le cuesta limpiarse, acude mucho a la arena y muestra bastante malestar. Así que agradecería si podemos ayuadarla acariciándola, hablándola y limpiándola con un paño en los puntos inaccesibles. Unos 2 o 3 días antes del parto, las mamas siguen aunmentando de tamaño y los pezones se hacen notablemente más gruesos.
Y cuando el parto sea inminente va a estar muy nerviosa, se queja con unos maúllidos muy característicos e incluso deja de comer...... a partir de aquí a estar ojo avizor con todo lo que haga, eso si a una distancia prudencial :)



1 comentario:

gustavo dijo...

Amiga, veo que estás muy entusiasmada con el parto de Cleo, espero que ella esté de acuerdo contigo en tener allí a sus bebes.

Suerte con tu linda familia gatuna,

Gustavo